top of page
Buscar

PADRES QUE NO SABEN AMAR Y LAS HERIDAS EN LA RELACIÓN DE APEGO

Una herida que fractura el vínculo afectivo entre el niño y su cuidador principal puede tener efectos que se arrastran hasta la vida adulta. Este es también conocido como trauma de apego, trauma relacional o trauma del desarrollo.


Las experiencias de la vida temprana de un niño moldean su vida adulta, y la relación con su padre y madre (cuidador principal) es una de las más importantes para su desarrollo. El no atender las necesidades básicas, tanto físicas y psicológicas, del niño, se vulnerabiliza la salud, la relación de esa persona consigo mismo y con otros.


¿Qué es el trauma de apego?

A medida que nos desarrollamos, como hijos buscamos a nuestros padres o cuidadores para que atiendan nuestras necesidades humanas, desde protección hasta afecto. Tu sistema nervioso está aprendiendo constantemente cómo estar en relación con las personas. Y lo más importante que lo que es, ¿es seguro estar en relación o no? Cuando esas necesidades no son satisfechas o no nos sentimos seguros en esas relaciones, como niños nos sentimos solos y emocionales cargados.

En el apego seguro, el niño desarrolla un lazo fuerte con su padre/madre/cuidador en el que se siente seguro/ protegido/amado/ respetado/ aceptado incondicionalmente.


Por otra parte, existen patrones de conducta parentales que son nocivos y van en detrimento del sano desarrollo del niño.


Conductas que Hieren

Los patrones de conducta que pueden llegar a dañar la relación de apego saludable son:


Padres que rechazan,

Padres que abandonan,

Padres negligentes,

Padres que maltratan verbalmente

Padres que abusan fisica/sexualmente,

Padres que crítican y comparan,

Padres que dan roles de adulto a sus hijos pequeños (parentificación),

Padres que usan/ manipulan a sus hijos (instrumentalización)

Padres que disciplinan con culpa y chantaje,

Padres que disciplinan con violencia,

Padres que esperan perfección de sus hijos,

Padres que sobreprotegen e incapacitan,

Padres que mienten con frecuencia, secretismo

Padres que exponen a sus hijos a peleas de pareja y les presionan para que se alien con uno de ellos (Enajenación parental),

Padres con adicciones,

Padres con trastornos mentales,

otros.


El abuso verbal/emocional/físico continuo, la negligencia infantil, el abandono, o incluso la sobreprotección patológica que inhabilita y culpabiliza son los más comunes. Estos patrones de conducta parentales son contrarios al apego seguro especialmente cuando ocurren frecuentemente, repetidamente, al punto que moldean la percepción e interacción del hijo, con si mismo y con el mundo.


La huella fisica del trauma de apego

Las heridas psicológicas pueden repercutir en el cuerpo. Estas experiencias pueden alterar el sistema nervioso, de manera que se mantiene en estado luchar, volar o congelarse.

El abuso verbal/emocional/físico, la negligencia infantil, el abandono, o incluso la sobreprotección patológica pueden ser estresores constantes y acumulativos, que se acumulan en el cuerpo a lo largo del tiempo de manera visible e invisible.


El ciclo repetido

El trauma del apego por maltrato, abuso, abandono, a menudo conduce a trastornos de apego (desorganizado, ansioso, evitativo). Trágicamente, este patrón su vez, imparte un riesgo incendiado de mayor abuso y negligencia en las relaciones íntimas subsiguientes.

El niño o niña en la adultez se ve envuelto, sin darse cuenta, en patrones de relación patológicos, parecidos a los que sufrió en la niñez. En muchos casos ese niño al crecer termina en relaciones insatisfactorias o malsanas, en donde vuelve a ser victima de abandono, abuso, maltrato. El drama de la infancia suele perpetuarse, de tal forma que irse reproduciendo de generación en generación (trauma intergeneracional).

La huella psicológica

Las heridas en las relaciones de apego con nuestros padres o cuidadores también están vinculadas a nuestra salud mental.


Hay experiencias que causan trauma de apego que son más evidentes o conocidas, y otras más encubiertas, si bien todas afectan nuestra capacidad de sentirnos seguros.


Ejemplo de causas manifiestas del trauma de apego incluyen: la pérdida de un padre o madre por muerte o abandono, la negligencia física, (no recibir suficiente comida o no recibir cuidados médicos por ejemplo), el abuso físico (golpes, heridas etc), el abuso sexual, el que un padre o madre se distancie tras un divorcio dejando de llamar o visitar al hijo. Igualmente, que el que padres o cuidadores abusen de sustancias. Otra causa de heridas de apego significativa es la violencia doméstica.

Ejemplo de causas menos evidentes de trauma de apego son: que un padre o cuidador use como táctica disciplinaria el rechazo y la manipulación y amenaza, la violencia verbal como gritos, insultos y la humillación, que un padre/madre o cuidador sufra una condición de salud mental o física que interfiera con su capacidad de acompañar, cuidar, compartir positivamente con su hijo.


Deseo recalcar que cuando uno de los padres o cuidador presenta dificultades de salud mental no está completamente disponible emocionalmente para su hijo/hija. La ansiedad, la depresión, el trastorno de estrés postraumático (PTSD), o trastornos de la alimentación, pueden hacer que estén menos disponibles, menos presentes para su hijo.


Consecuencias en la edad adulta

Los problemas de relación son uno de los aspectos dominantes y, a menudo, la más dolorosa secuela del trauma de la apego.


El trauma del apego, al igual que otras formas de trauma infantil, puede afectar la relación de adultos. Puede, por ejemplo, manifestarse en la evitación de las relaciones por temor al rechazo, los temores intensos a la intimidad, o estar demasiado apegados, terminar en las relaciones de codependencia. Otros signos que puede enfrentar el trauma de apego incluyen: una tendencia a la vergüenza, la culpa y la humillación, hyper-reactividad al estrés.


El trauma de apego puede estar vinculado con las condiciones de salud mental, que incluyen: trastornos de ansiedad de depresión complejo PTSD Bordelínea Trastorno de la personalidad Identidad disociativa Trastorno y otros trastornos disociativos.

Hay luz después del tunel

Podemos cambiar nuestro estilo de apego en cualquier momento de nuestra vida. Podemos desaprender patrones equivocados y aprender a relacionarnos sanamente. Este proceso requiere movernos de un apego malsano a uno saludable y adaptativo.


El proceso de curación de un trauma de apego no es fácil, especialmente porque es posible que no tengamos acceso inmediato a las relaciones seguras. Puede tomar tiempo.

Aquí hay algunas formas de recuperarse del trauma de apego:


1. Busque la conexión: La conexión con persona de apoyo y el sentido de pertenencia son esenciales. Usted desea tener una relación de apego seguro con su pareja? Comience con una amistad, busque crear un vinculo en que que ambos se sientan seguros, respetados y valorados. Una relación segura puede brindarle fuerza y seguridad. Usted se siente visto, escuchado y esa persona le facilita regular su propio sistema nervioso.


2. Ejercicio: El componente de comportamiento es important. Ser activos es saludable: caminar, yoga, los ejercicios de operación también pueden ayudar, según un estudio de 2019.

3. Atención plena: Es común que las personas con antecedentes de trauma luchen con la atención plena típica sesiones. Si esto se aplica a usted, considere la atención plena reportada por trauma. ¿Qué te hace sentir tranquilo? La respuesta a esa pregunta puede ser una forma de comenzar a reprogramar su sistema nervioso del modo de respuesta de trauma, como luchar, congelar, huir o fawn en un estado más fundamentado.


4. La terapia centrada en el trauma. Una de las mejores cosas que puede hacer para curar el trauma de un apego es probar la psicoterapia centrada en los traumas. Puedes leer sobre la efectividad de los tipos de terapia para el trauma aquí. Si bien hay muchas formas de terapia de trauma para considerar, le sugiero utilizar Terapia EMDR (Desensibilización y reprocesamiento por medio de los movimientos oculares. Una revisión de 2018 de la literatura EMDR para el Traumatismo del Anexo encontró que puede ayudar a las personas a regular las emociones y reducir el estrés traumático. Sistemas familiares internos (IFS). Los terapeutas entrenados en IFS pueden ayudarlo a aceptar todas las partes de usted para que pueda transformar, según la investigación de 2013.


¿Cómo sabrás quién estás curando desde el trauma de apego?

Está en un camino de curación cuando su pasado se convierte en información con energía no futura, y no lo define", dice Monroe. Aquí hay algunos indicadores que está en el camino correcto: se siente seguro en su cuerpo. Estás practicando el entorno de los límites. Confías en tu intuición. Su comportamiento es consistente con sus valores o creencias. Usted respondió, en lugar de reaccionar. De cara al futuro No hay un enfoque para curar el trauma de la apego. Es importante tener mucho cuidado a lo largo de su viaje y hacer su propio proceso de curación. A medida que aprenda más sobre cómo su infancia anterior afectó a los patrones en su vida adulta, tenga paciencia contigo mismo. Si bien puede tomar tiempo, recuerde que la curación es posible.


Recursos

Libros que pueden ayudarlo a comprender y curar las historias de curación de la lectura de traumas sobre los traumas de los principales expertos pueden ser empoderantes e inspiración. Algunas recomendaciones de libros para la comprensión y el trauma de curación incluyen:


"El cuerpo mantiene la puntuación" por Bessel van der Kolk, MD


"No comenzó con usted" por Mark Wolynn


"Curación de los fragmentos de los sobrevivientes de trauma: superar la auto-Alienación" Por Janina Fisher, PhD


"Trauma y recuperación" por Judith Lewis Herman, MD


"El complejo libro de trabajo de PTSD" de Arielle Schwartz, PhD


"Trauma y el cuerpo" de Pat Ogden, PhD, Kekuni Minton, y Clare Dolor


"¿Qué te pasó? Conversaciones sobre el trauma, la resiliencia y la curación" de Bruce D. Perry, MD, PhD y Oprah Winfrey


"Despertando el Tigre" de Peter Levine, PhD, con Ann Frederick


Espero esta lectura te haya gustado. Deja tus comentarios.

Rhina Lovo, PhD

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page